General

Recomendaciones para niños sin apetito.

Recomendaciones para niños sin apetito.

Los bebés y los niños con anorexia dicen que muchas madres son comunes. Especialmente en verano, el problema de la anorexia aumenta con el efecto del calor. ¡Pero el problema no es irresoluble! Como? Hospital Internacional Especialista en Pediatría Contactar con Şebnem directamenteTenemos grandes sugerencias para las madres en nuestro artículo preparado con las contribuciones de.

Algunos niños comen con gran entusiasmo, mientras que otros no hacen malabares con todo tipo de trabajo. Hay muchas razones para esto. Uno de los factores que hacen que el niño tenga apetito o anorexia es la importancia que experimenta en su mundo interior. Un sentimiento, tristeza, odio o celos en el subconsciente del niño es suficiente para cortarle el apetito. Por esta razón, en primer lugar, es necesario investigar si existe un trastorno orgánico o no, y si existe un conflicto mental o un problema emocional. Además de estos efectos psicológicos, especialmente en verano, debido al calor, el problema de la anorexia aumenta en los bebés. Las madres que están indefensas ante este problema se sorprenden de lo que harán.

Comer menos: no enfermo?

No siempre es correcto imponer la falta de apetito del niño por razones psicológicas o por calor. También necesitamos ver si el niño goza de buena salud. ¿Es posible entender esto? En este caso, además de la falta de apetito, es necesario examinar otros síntomas en el niño. Hospital Internacional Especialista en Pediatría Contactar con Şebnem directamente Ofrece la siguiente información: şart Es esencial prestar atención a si el niño está lento o cansado. Los cambios repentinos en los hábitos (por ejemplo, dormir más que nunca o, por el contrario, interrumpir su sueño) anuncian algo que salió mal. En este caso, definitivamente debe consultar a un pediatra ".

Recomendaciones para niños sin apetito.

Tenga en cuenta que no todos los niños pueden comer más de lo que tienen la capacidad de comer. Cuando el niño insiste en comer, retira la comida que es demasiado para él. ¡No subestimes esta característica de ella!

Los dulces, chocolates, papas fritas, etc. que se le dan al niño antes de la comida evitan la comida chatarra. Entonces, cuando su hijo tenga hambre, dele la comida sin esperar la hora de la comida. Esperar insistentemente a que el niño hambriento coma a tiempo es la razón principal de su apetito.

A veces, la falta de apetito proviene de la coerción y la presión del niño frente a la comida. Y debido a estas intervenciones, el niño es reacio a comer. ¡No seas intrusivo!

No reaccione al niño que se queda en la mesa y come mucho. Más bien, hable con él, cuente historias para tratar de que sea agradable comer.

Además de ofrecer diferentes alternativas al niño, hacerlo más agradable a la vista al decorar los alimentos que deben tomarse y diversificarlos les ayuda a comportarse positivamente frente a los alimentos que no desean.

Evite situaciones y conversaciones inquietantes durante las comidas.

Poner tanta comida en el plato como el niño pueda comer, a veces poner comida poco a poco y apreciar al niño cada vez que se termina el plato ayuda a reforzar su comportamiento alimenticio.

Una forma de garantizar el apetito de los niños es hacer que pasen tiempo al aire libre. El aire fresco y los paseos al aire libre o los juegos ayudan a aumentar el apetito de los niños.

Soluciones contra la pérdida de apetito en verano

Cambie la dieta diaria de su hijo para evitar la pérdida de apetito relacionada con el calor durante los meses de verano. Divide el día en comidas pequeñas y cortas. Tenga en cuenta que el hambre es una condición física y está organizada por comidas. Sin lugar a dudas, la sed es una necesidad inevitable, especialmente en climas cálidos. Por lo tanto, intente ofrecerle a su hijo comidas ligeras como refrigerios para satisfacer las necesidades de agua del organismo en el desayuno, la tarde, el almuerzo, la tarde y la cena. Para que la comida sea más atractiva para el niño, es mejor ajustar bien la temperatura de la comida. No es sorprendente que en verano no quiera comida caliente. La situación ideal es alimentar la comida a temperatura ambiente. Por ejemplo, la carne baja en grasa, el pollo, los filetes finamente cortados, el pescado asado, al horno o al vapor no pierden nada cuando se comen calientes.


En verano, ¡escucha estas sugerencias!

No olvide tomar un trago para su hijo cuando salga.
Una pizca de sal le da sabor a ambos alimentos; reemplaza la sal perdida por el cuerpo al sudar. Pero asegúrese de que la cantidad de sal sea pequeña. De lo contrario, tenga en cuenta que aumentará la sed y la sensación de ardor.
Fruta fresca, perfecta para una merienda; especialmente en la playa ...
Una bebida tibia y fragante (por ejemplo, tés de frutas) ayudó a lograr un sueño nocturno sofocante y caluroso.